La Orden, comúnmente conocida como “Prohibición Musulmana,” suspende por 120 días el Programa de Admisión a Refugiados de los Estados Unidos, reduce el número de refugiados que pueden ser admitidos, impide indefinidamente la admisión de refugiados del país de Siria y prohíbe la entrada de personas de países con mayoría de Musulmanes, Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, durante por lo menos 90 días. Como resultado, se les negó la entrada a cualquier persona de estos países que aplicaban – o ya estaban aprobados para, visas de inmigrante para residir permanentemente en los Estados Unidos o visas de no inmigrante para viajar temporalmente a los Estados Unidos. Increíblemente, la Orden también se hizo aplicable a los residentes legales permanentes, que ya han sido examinados por el gobierno, que estaban regresando a casa después de viajes de negocios o vacaciones. Desde entonces, la Administración ha proporcionado una serie de “actualizaciones,” incluyendo un par de actualizaciones para aclarar que la Orden no es aplicable a los residentes. Estas actualizaciones han llevado a la confusión y, desde que se escribió este blog, siguen cambiando.

Desde la implementación de la Orden se han presentado por lo menos trece (13) demandas contra la nueva Administración, incluyendo una demanda colectiva, alegando violaciones Constitucionales de los derechos procesales y sustantivos del debido proceso bajo la Quinta Enmienda, así como el derecho a readmisión como Residentes Permanentes; discriminación basada en el país de origen sustancialmente motivada por la animosidad hacia los musulmanes en violación del componente de Protección Igual de la Cláusula del Debido Proceso de la Quinta Enmienda; violaciones de la Cláusula de Establecimiento de la Primera Enmienda dando preferencia a los no musulmanes; y violaciones de la Ley de Procedimiento Administrativo y la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa.

Las demandas dieron resultados inmediatos en forma de estancias y, el 3 de febrero del 2017, el Juez de la Corte de Distrito Estadounidense en Seattle, James Robart, bloqueó temporalmente la Orden en todo el país. El gobierno rápidamente buscó una suspensión de emergencia de la orden del Juez Robart pero el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito se negó a restablecer inmediatamente la prohibición. El 7 de febrero del 2017, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito escuchó argumentos orales sobre la moción del gobierno, y se espera una decisión a finales de esta semana. Una vez que una decisión es emitida por el Tribunal de Apelaciones, cualquiera de las partes podría apelar a la Corte Suprema de los EE.UU. pero, como se ha señalado, podría resultar difícil encontrar los cinco votos requeridos dado que la Corte ha estado operando con ocho Jueces durante casi un año desde la muerte de Antonin Scalia.

El último caso de inmigración que llegó a los jueces fue en 2016 cuando Texas y otros 25 estados demandaron a la Administración Obama para impedir la implementación de acciones diferidas para los padres, la que resultó en una decisión de 4-4. (United States vs Texas, 136 S. Ct. 2271 (2016)). La otra cuestión es de tiempo. Se desconoce cómo y cuándo llegará el caso a la Corte Suprema de los Estados Unidos. La “prohibición de los musulmanes” termina dentro de 90 días y la cuestión podría ser sin discusión cuando los Jueces lleguen a tomas una decisión. O, como hemos visto con tantas actualizaciones, el gobierno podría cambiar nuevamente la Orden.